Ediciones Morata

Su cesta de la compra esta vacía

Luis Gómez Llorente explica la función educadora del Estado

Fecha de creación

11 de Octubre de 2012

Hemos recogido este fragmento escrito por Luis Gómez Llorente quien falleció la pasada semana en su libro Educación pública.

Acabamos de afirmar que la escuela pública constituye una pieza sustancial del Estado de bienestar o Estado providencia. Entendemos, pues, la función educadora del Estado, la “instrucción pública” como algo que se deriva de la naturaleza cooperativa y solidaria del orden político.

No es algo residual o “subsidiario”, sino una obligación que contraemos todos, en cuanto miembros que somos de la sociedad, para con aquel que lo necesita.
El saber es un bien social del que en algún grado todos participamos, y al que todos contribuimos. La escuela pública, la que es de todos, es la institución social que ofrece a cada uno —sin exclusión—
el saber que sea capaz de asumir según su capacidad volitiva e intelectiva. 

Que el saber es un hecho social nos lo enseñó PLATÓN, en La República. Primero nos enseña que quien llega al conocimiento de las ideas deberá retornar a la caverna sombría para enseñar a los otros. Luego, nos dirá que los sabios deben suspender la gozosa contemplación de las ideas, y conducir a los demás mediante leyes justas, porque no serían sabios sin la contribución de los otros. No es sólo nuestro esfuerzo lo que nos hace sabios, sino la convivencia social y el concurso de los demás.  

De forma mística dijeron los teólogos que saber es participar en la sabiduría divina —abierta a todos—, y el Evangelio de San Juan pone el origen del ser en el Logos, en la Palabra. Nunca, como en nuestro tiempo, se hizo tan patente que el saber es un hecho social, un patrimonio de la humanidad, un fruto del esfuerzo colectivo, hecho como todo lo demás por la contribución de innumerables individuos. 

Lo que aquí se plantea es cómo distribuir ese patrimonio, cómo tener un acceso igualitario a lo que es de todos, a la ciencia, a la tecnología, a las humanidades, a las artes.

Agregar comentario