Ediciones Morata

Su cesta de la compra esta vacía

Viajamos al país de las palabras de la mano de Manuel Seco

Fecha de creación

27 de Marzo de 2014

Y lo hacemos a través de la conferencia pronunciada, en la celebración del Día de la Fundación pro-RAE. Cuya lectura os recomendamos.

El autor confiesa su afición a leer el diccionario y cómo descubrió que algunos autores como Gabriel García Márquez la comparten. ¿Sería entonces lexicomaníaco o lexicofílico?

“Lexicomanía, suena harto expresiva, pues hace pensar en locura: la locura por los diccionarios.  Pero el amor a los mismos, apasionado o no, puede mejor llamarse, como hizo en nuestros días el citado Fernando Huarte, lexicofilia. “

En el discurso viajamos por el país de las palabras a través de distintas definiciones como por ejemplo la que se hace de “diccionario”

 "Un diccionario –decía en 1890 Anatole France– es el universo por orden alfabético"

La elaboración del diccionario confeccionado con recortes de definiciones elaboradas en distintos momentos temporales, hace que si te paseas por ellos puedas encontrar distintas perlas de otros tiempos.

“Cada nueva edición ha ofrecido adiciones y enmiendas respecto a la anterior, a veces en cantidad y calidad apreciables. Pero estas han sido solo parches, pues jamás se ha llevado a cabo una revisión integral y a fondo de todo el caudal acarreado durante tres siglos. Así que en cada edición coexisten elementos aportados por muy diferentes épocas de la historia de la Academia.”

Lo ilustra utilizando por ejemplo la palabra beso cuya definición ha evolucionado mucho, para descubrir cuánto, no dejéis de leer el discurso completo.

Aunque esto hace pensar en si se puede definir todo o hay algunas palabras que sería mejor dejar en sensaciones.

“En 1726, en su estreno lexicográfico, nuestra Academia se inspiraba en Covarrubias: besar es –decía– `poner la boca sobre alguna cosa y, frunciendo y apretando los labios, pronunciar la B tácitamente; con cierta especie de reverencia en señal de amor u obsequio´”

Por último se habla de las citas que se usan en el diccionario para explicar el uso de algunas palabras, queremos cerrar con esta comparación de James Sleed que nos ha parecido muy adecuada:  “Un diccionario sin citas es como un índice sin libro”

Agregar comentario