Ediciones Morata

Su cesta de la compra esta vacía

Raíces de la Educación, Raíces de la Memoria (3 de 5)

Fecha de creación

17 de Diciembre de 2015

Continuamos nuestro blog sobre este asunto con las dos cartas siguientes de la correspondencia cruzada entre el alcalde y el maestro.

 

Informe de los peritos

 

Antonio Fuentes Barranco, Juan González García, Maestros albañiles graduados de la Villa de Ohanes de las Alpuxarras, informan que personados en el sitio denominado u llamado, dicho sea con perdón, la Escuela de este lugar, a las 12 de la mañana del día 15 de mayo de 1736 acompañados por el Señor Escribano de este Ayuntamiento, y mandados por el Señor Alcalde, opinamos, pensamos y creemos que la viga que ocupa el centro de la clase, aula o sala, que por estos tres nombres se la denomina o circunscribe, que la dicha viga no se ha movido, sólo se ha bajao cosa de diez o doce deos, amenasando sólo caer; pero nunca juntarse con el suelo aplastando a los que coja dentro. Pero como quiera que la madera es un cuerpo astilloso, tiene que crujir antes de pegar el golpazo dando tiempo a que se salven por lo menos siete u ocho. Por todo lo cual, y puesta la mano en el corazón y en conciencia, decimos que el peligro que ofrece la aludida viga es un peligro leve, o sea de poca trascendencia. Todo lo cual firmamos y no sellamos por no tener sello.

 

En Ohanes a la fecha arriba indicada,

 Antonio Fuentes (firmado y rubricado),

Juan González (firmado y rubricado).

 

Don Celedonio González García de García González. Escribano de la Villa de Ohanes de las Alpuxarras, partido de Uxixar, reino de Granada. Digo, declaro y doy fe, de cuanto en esta información del maestro de primeras letras de esta localidad, sobre una viga que dice el primero al Sr. Alcalde, o sea el segundo, está partida en el techo de su clase. Mi informe imparcial, desapasionado y verídico, como corresponde a mi profesión, es el siguiente. Si la viga cae, y amenaza peligro, puede ocurrir:
A) Que mate al Maestro, en cuyo caso esta digna Corporación se ahorraría los quinientos reales que le paga. B) Que matase a los niños, en cuyo caso sobraba ocurriendo  el maestro. C) Que matase a los niños y al Maestro, ocurriendo en este caso, como suele decirse, que mataban dos pájaros de un tiro. D) Que no matase a nadie, en cuyo supuesto no hay por qué alarmarse. Examinados en derecho las causas y efectos que anteceden emito este informe, honrado y leal, cumpliendo con ello un deber de conciencia.

En Ohanes de las Alpuxarras a 15 de mayo de 1736.
Celedonio González García (firmado y rubricado).

Agregar comentario