Ediciones Morata

Su cesta de la compra esta vacía

Raíces de la Educación, Raíces de la Memoria (2 de 5)

Fecha de creación

02 de Diciembre de 2015

Continuamos nuestro blog sobre este asunto con las dos cartas siguientes de la correspondencia cruzada entre el alcalde y el maestro.

 

Contestación de Menón Garrido, Maestro de Ohanes al Señor Alcalde (29 de noviembre de 1734)

Tengo el honor de acusar recibo de su atento oficio de ayer donde tiene a bien de poner en duda el estado de la viga. Desde mi oficio anterior, Sr. Alcalde, hace unos ocho meses, pasaron las lluvias del invierno, y yo siempre mirando la viga con la inquietud consiguiente. ¿Caerá / No caerá? Y así un día y otro, como si en vez de una viga fuera una margarita. Si usted. no cree lo que le estoy diciendo, puede mandar dos personas peritas, o venir usted mismo dando un paseíto, si no le cuesta mucha molestia, que yo no le engaño, más que darle una idea del estado de mi clase, me permito acompañarle un dibujo, tomado del natural, que le dará una estampa real de ella. Y de lo del sueldo, no creo que se atreva usted a tocar los quinientos reales, porque ya sabe V. lo que dice el refrán: “Al cajón ni”. En fin Sr. Alcalde, Dios le guarde muchos años los efectos de la viga.

Contestación del Señor Alcalde (Bartolomé Zancajo) al Señor Maestro de primeras letras (15 de octubre de 1735)

Acuso recibo a su oficio de 29 de noviembre del pasado año y me parece excesiva tanta machaconería, en el asunto de la viga. Sepa el señor Maestro, que si no le conviene la escuela puede pillar el camino e irse a otro sitio, que aquí para lo que enseña, falta no hace. ¿Qué importan a estas gentes ni a nadie dónde está Marte ni las vueltas que da la Luna, ni que cuatro por seis son veintisiete, ni que Miguel de Cervantes descubrió las Américas? Para coger un mancage basta y sobra con tener fuerzas para ello. No obstante, como soy amante de la curtura y no quiero que digan que he ablao al maestro y no le trato como se debe, nombraré una comisión que informe sobre el asunto de la viga y si resulta que usted me ha engañado sa caído.

Dios guarde a V. muchos años.

Agregar comentario