Ediciones Morata

Su cesta de la compra esta vacía

PISA y la evaluación de los sistemas educativos, por Jurjo Torres

Fecha de creación

04 de Diciembre de 2013

En su libro La justicia curricular. El caballo de Troya de la cultura escolar, Jurjo Torres presenta este cuadro donde se puede ver con claridad qué aspectos evalúa el Informe Pisa y cuáles no.

Más adelante se refiere a cómo los resultados del Informe PISA se pueden manipular si no tenemos en cuenta otra serie de variables como son la clase social de la familia, el nivel cultural, el origen inmigrante, el número de libros u ordenadores que hay en la casa. 

Aunque habla del Informe Pisa del año 2006, si cambiamos el año por 2013, sus afirmaciones podrían ser totalmente actuales. A continuación reproducimos un extracto del texto del libro:

Pisa y la evaluación de los sistemas educativos por Jurjo Torres

"Los datos de PISA se prestan a manipulaciones importantes, aunque algunas de ellas quienes las hagan no tengan en mente esa pretensión. Son datos que es preciso cruzar con análisis multivariantes y multinivel para poder interpretar con un mínimo de corrección.

Así por ejemplo, cuando se presentaron ante la opinión pública los datos del Informe PISA de 2006, fueron abundantes los ejemplos de medios de comunicación que lanzaron titulares sensacionalistas, completamente alarmistas, anunciando que se acababa de demostrar empíricamente que el riesgo de fracaso escolar es hasta tres veces mayor en la enseñanza pública. Uno de los cuadros de este Informe aventuraba la potencialidad de éxito y fracaso escolar de las distintas redes escolares; daba como riesgo de fracaso escolar las siguientes cifras: el 23,6% en los Centros Públicos; un 14,5% en los Centros Privados Concertados, y un 7,7% en los centros Privados Independientes. Algunos medios de comunicación más conservadores y neoliberales aprovecharon un único cuadro para tratar de convencer al público de que ya disponían de datos irrefutables que demostraban que la enseñanza pública era peor que la concertada y mucho peor que los centros privados que no reciben fondos públicos. Obviamente, cualquier especialista en estadística sabe que un cuadro así de ninguna manera permite obtener semejantes conclusiones (Jorge c aleRo , 2007; Jorge c aleRo  y Sebastian W aisgRais , 2009).

Una lectura con un mínimo de rigor del informe PISA-2006 o de cualquiera de los informes anteriores, e imaginamos que también de los posteriores, nos dice  algo  completamente  diferente  cuando  aplicamos  análisis  multivariantes  y multinivel, pues se ve que esos datos van a alcanzar su verdadero significado cuando se cruzan con otras informaciones que también se hacen públicas: la clase  social  a  la  que  pertenecen  las  familias  del  alumnado,  la  importancia  de los niveles culturales de la familia, en especial de la madre, el origen inmigrante o no del alumnado y el tiempo que llevan viviendo aquí sus familias, el número de libros que existen en el hogar, la proporción de ordenadores y la existencia de conexión o no a Internet en los centros escolares, la ratio docente: estudiantes, el tamaño de las aulas, las modalidades de agrupamiento del alumnado en los centros y en las aulas,... Cuando se toman en consideración todas estas dimensiones, se cruzan entre sí, es cuando podemos otorgar un verdadero significado a los datos que allí aparecen.

De este modo, un cuadro como el que antes referíamos, refleja con claridad la consecuencia de un modo de selección del alumnado. Proceso selectivo que ya en el momento de su aceptación por el centro nos ofrece garantías de que el aprendizaje allí va a ser algo que no requiere demasiado esfuerzo; pues son estudiantes provenientes de familias muy acomodadas, con buenos niveles culturales, con hogares donde se valora la lectura, donde existen recursos de todo tipo, etc. Mientras que, en la medida en que no se cortocircuite esta injusta e inmoral selección del alumnado por estas redes concertadas, la red pública concentrará todas las niñas y niños pertenecientes a los grupos sociales con mayores déficit culturales, económicos, sanitarios, etc.; situación que todas las investigaciones, al igual que los informes del Defensor del Pueblo vienen denunciando."

Cita extraída de La justicia curricular. El caballo de Troya de la cultura escolar de Jurjo Torres.

También te puede interesar:

 

Comentarios

Agregar comentario