Ediciones Morata

Su cesta de la compra esta vacía

Las mujeres en la esfera pública y el techo de cristal

Fecha de creación

07 de Marzo de 2012

Madeleine Arnot en su libro Coeducando para una ciudadanía en igualdad, se refiere a la actividad de las feministas en el ámbito de la educación y a su participación por el posicionamiento social de la mujer en la esfera pública:

Como ya hemos visto, los feministas del ámbito de la educación —en especia desde finales de la década de los sesenta—trabajaron sobre todo en lo que podría denominarse la esfera cívica. En términos generales, el énfasis feminista sobre la esfera cívica implicó un compromiso con el estudio del posicionamiento social de la mujer en la esfera pública. Dicho trabajo fue fundamental para revelar la incómoda relación de las mujeres con la toma de decisiones públicas, con las maquinarias de la educación y las formas de regulación patriarcales y, por ejemplo, los discursos públicos masculinos en las escuelas.
El principio organizador en este terreno consiste en la idea de que la representación y participación igualitarias en la esfera pública son cruciales para una ciudadanía plena. Por lo tanto, las mujeres, como miembros secundarios del sistema de gobierno, se esforzaron notablemente por “asimilarse” a la esfera pública mediante iniciativas democráticas liberales en la educación. Dicha asimilación por lo general toma la forma de reformas educativas (por ejemplo, iniciativas curriculares, acción positiva), pero también puede implicar activismo político, sobre todo en torno a la educación (por ejemplo, explicando conceptos como el techo de cristal*).
*Mabel BURÍN, define techo de cristal como “una superficie superior invisible en la carrera laboral de las mujeres, difícil de traspasar, que nos impide seguir avanzando. Su carácter de invisibilidad viene dado por el hecho de que no existen leyes ni dispositivos sociales establecidos ni códigos visibles que impongan a las mujeres semejante limitación, sino que está construido sobre la base de otros rasgos que por su invisibilidad son difíciles de detectar”. (N. del E.)

Agregar comentario