Ediciones Morata

Su cesta de la compra esta vacía

La prisión de Guantánamo continúa abierta 11 años después

Fecha de creación

09 de Enero de 2013

El próximo 11 de enero se cumplen once años de la llegada del primer prisionero a Guantánamo. Amnistía Internacional denuncia que todavía permanecen allí 166 detenidos sin cargo ni juicio.

En el libro Derechos humanos ¿Quién decide? La autora explica así la situación irregular que viven los prisioneros.

"Guantánamo siempre ha sido motivo de controversia y ha provocado fuertes protestas a escala internacional. El debate se ha centrado en la situación y derechos de los prisioneros. La Administración Bush afirmó que los presos eran “combatientes ilegales”. Esto significa que no tienen los derechos que normalmente se darían a otros prisioneros, sobre todo a los presos de guerra. Además se les retiene en Cuba, lo que implica que no tienen derecho a ser juzgados por un juez de Estados Unidos ni a ser informados de los cargos que existen en su contra. Este proceso, llamado hábeas corpus, es un derecho constitucional fundamental en Estados Unidos. Los prisioneros disfrutarían del mismo si estuvieran encarcelados en territorio norteamericano.

En enero de 2009, Barak Obama firma la orden de cierre de la prisión de Guantánamo. En ese momento había en su interior alrededor de 250 presos. Para llevarlo a la práctica, solicita ayuda a la Unión Europea. La UE estableció unas medidas marco sobre qué hacer con los presos de Guantánamo que no están acusados de ningún cargo en EE.UU. y tampoco pueden volver a sus países de origen por motivos de seguridad.

Cada país está adoptando sus propios criterios específicos y negociándolos con la Administración estadounidense. Por ejemplo, España ha establecido un acuerdo bilateral con Estados Unidos, por el que acogerá a presos de Guantánamo que permanecerán retenidos en su territorio sin haber sido juzgados. Por el contrario, el ejecutivo holandés no acogerá a ningún preso, dado que opina que deberían quedarse en el país que generó el problema. (N. de la E.)

Amnistía Internacional ha denominado a la bahía de Guantánamo como una “vergüenza para los derechos humanos” y dice que los prisioneros permanecen en un “agujero negro legal … negándoles los derechos que poseen de acuerdo con las leyes internacionales”. Sin embargo, el Secretario de Defensa estadounidense (en ese momento) Donald Rumsfeld defendió esa situación diciendo: “Entre estos prisioneros hay gente que está ansiosa por inmolarse y por matar a otros. Los derechos de los combatientes ilegales no están contemplados en la Convención de Ginebra”.

¿Quién decide?
¿Tienen los presos de Guantánamo derecho a un juicio justo, acceso a ser defendidos
por abogados, y el derecho a apelar? ¿O no se le permiten estos derechos humanos
por su presunta conexión con los ataques terroristas? ¿Quién tendría que decidir?

Agregar comentario