Ediciones Morata

Su cesta de la compra esta vacía

Gimeno Sacristán propone rescatar el pensamiento de Paulo Freire para combatir la crisis del pensamiento y las prácticas educativas

Fecha de creación

14 de Febrero de 2012

El profesor José Gimeno Sacristán estuvo conversando con Edisson Cuervo Montoy y como resultado de esta plática, surgió esta entrevista publicada en la revista Uni-pluri/versidad
Exponemos a continuación algunas de las ideas principales de la entrevista realizada al profesor  en la Facultad de Educación de la Universidad de Antioquía (Medellín) aunque animamos a leerla entera pues ayuda a reflexionar sobre factores clave de la educación como son la globalización, las evaluaciones externas de la educación, la pobreza, o la violencia.
 
 

Gimeno Sacristán considera que la mejor manera de combatir la crisis de legitimidad del pensamiento y de las prácticas educativas es recuperar el discurso de Paulo Freire: progresista, humanitario y solidario en educación. En sus propias palabras "rescatemos a Paulo Freire, rescatemos a todo el que ha predicado la igualdad, rescatemos al que ha predicado la liberación de la mujer, a quien ha dicho que el niño es bueno por naturaleza y que no está abocado al mal; a quien cree que los pobres con mejor educación pueden mejorar su situación".

 
Cuando le preguntan sobre la educación en América Latina a diferencia de en Europa afirma que en la primera: "son conscientes del poder liberador de la educación para salir de la miseria", en cambio en los países más ricos "mucha gente da por sentado que come todos los días sin tener que trabajar, ni ganarlo. ¡Vamos! sin tener que trabajarlo duro y fuerte".
 
En relación a cómo se puede abordar la violencia desde las escuelas, afirma que muchas veces el miedo a la violencia es peor que la propia violencia pero hay que analizarla y hablar de ella: "hay que hablar públicamente de la violencia, convertirla en algo explícito, abordarla con justicia, con afanes de justicia y con sinceridad ética y ahí denunciar las situaciones de violencia." (...)
Pero el autor va más allá, y propone tratar la violencia en la escuela: "Yo llevaría a la escuela el tema de la violencia como una forma in-satisfactoria de garantiza rderechos, derechos del agredido y del agresor. No el derecho a la violencia, sino qué hay detrás del agresor y qué derechos se deben preservar del agredido, del agredible. Y eso formaría parte de una orientación, de justicia. Por un curriculum justo, por un curriculum sincero moralmente, que habla de los problemas reales y no de las nubes estratosféricas; es decir, hacer realidad y evidente lo que todo el mundo conoce y sabe de forma implícita; sincerarse en el sistema educativo y para ello no hace falta hacer una rebelión contra el sistema o una denuncia política, que saldrá indudablemente del proceso, sino simplemente tratar lo que es real afuera y convertirlo en análisis discursivo dentro, pertrechar al alumno de ideas, si fuera posible de actitudes, que es lo más complicado, y de sentimientos favorables a los derechos del ciudadano y del niño, y por lo tanto ser acusador de las condiciones de agresión y ser defensor de las condiciones que están garantizadas por los derechos humanos y los del niño en particular."
 
José Gimeno Sacristán cree que no es necesario utilizar medidas externas como la norma ISO para mejorar en la escuela, porque la escuela tiene sus propios parámetros que informarán sobre su funcionamiento de una manera más directa: 
"A un centro que funciona bien, los alumnos van interesados, tienen poco fracaso escolar, hay un bajo nivel de abandono, los maestros y las maestras están comprometidas, los padres colaboran, hay medios económicos suficientes, los chavales están bien alimentados, etc. ¿Qué norma ISO le vas aplicar a eso? Quiero decir, hay criterios de calidad que no necesitan este tipo de planteamientos y la propia tradición pedagógica ya los tiene. "
 
Estas son algunas de las ideas que aparecen en el debate pero les animamos a leerlo completo para disfrutar con las palabras de José Gimeno Sacristán y embarcarse en las reflexiones que nos propone su texto.
 

Agregar comentario