Ediciones Morata

Su cesta de la compra esta vacía

Deberes SÍ deberes NO

Fecha de creación

16 de Diciembre de 2016

Ante la solicitud en el Congreso de varios partidos políticos en España para regular los deberes en una futura ley de educación, vemos necesario recordar el análisis extenso que el profesor Gimeno Sacristán ha realizado sobre este tema.

La noticia ha sido recogida en varios diarios, comentada, compartida  y retwiteada con diversos estados de opinión. En el enlace siguiente ponemos un enlace a Eldiariodelaeducacion.com al que invitamos a seguir.

http://eldiariodelaeducacion.com/blog/2016/12/15/el-congreso-pide-regula...

Gimeno Sacristán EL VALOR DEL TIEMPO EN EDUCACIÓN

Gimeno hace un extenso analisis más allá de los deberes en El Valor del tiempo en educación pues el tiempo en educación es también el tiempo del patio de recreo, comedor, en casa, etc. La experiencia de escuelas a tiempo completo en México tuvieron muy en cuenta sus reflexiones y esta iniciativa tuvo un resultado muy satisfactorio.

Extraemos un análisis sobre si es o no un refuerzo positivo de la página 255, "El peso del tiempo de los deberes" del capítulo "El tiempo escolarizado fuera del horario escolar. La escolaridad se hace a sí misma insuficiente" de ese libro que se reproduce con  gráficos actualizados en Ensayos sobre el currículum.

Ensayos sobre el currículum

"El tiempo para-escolar suele ser apreciado como un refuerzo positivo obligado por la acción de las instituciones y de los profesores, valor que debe ser matizado por algunas reservas. Puede ser un tiempo prometedor, simplemente un añadido, una oportunidad perdida o, simplemente, negativo ¿De qué depende el que el desbordamiento del tiempo estrictamente escolar fuera de las aulas sea una ayuda o un obstáculo, una ampliación de oportunidades o una limitación?

Consideramos que deben tenerse en cuenta cuatro factores:

a) Las condiciones de cada sujeto (capacidades intelectuales, resultados académicos previos...) o de alguna condición compartida con otros (género, clase social, repetidores de curso...) que pudiera ser discriminatoria. Este tiempo de “deberes escolares” puede forzar los límites de resistencia y de fatiga perjudicando la salud, dificultar el juego en los más pequeños, impedir que se establezcan otras relaciones sociales, etc.
b) Que lo que la escuela ordene hacer fuera de “su tiempo” sea más o menos valioso que lo que viene haciendo cada uno en ese tiempo invadido, tal como está ocupado ahora. Es preferible, por ejemplo, que se hagan tareas escolares de refuerzo del lenguaje a ser espectadores pasivos de la televisión. En cambio, si el tiempo extraescolar está ocupado en tareas o deberes rutinarios en casa, que impidan, por ejemplo, practicar la conversación en idiomas extranjeros, la invasión escolar del tiempo extraescolar puede calificarse de negativa. De ahí la importancia, como venimos insistiendo, de evaluar la “calidad” de la actividad que ocupa el tiempo.
c) La medida en que ese tiempo añadido —siguiendo su propia rutina— dificulte
o anule la posibilidad de mejorar la calidad de lo que se hace en el estricto tiempo escolar. Si bien es un tiempo en el que pueden desarrollarse procesos de aprendizaje, de adquisiciones y de refuerzo, o de realización de actividades complementarias menos estructuradas (lecturas, por ejemplo), también puede ser una simple prolongación de tareas sin sentido ni interés.

d) Importa saber si este tiempo es una prescripción obligatoria para todos — econociéndose así la insuficiencia del tiempo académico establecido para desarrollar el currículum—, o es una imposición para los “lentos” o “distraídos”que no finalizan el trabajo de clase que otros sí concluyen. En este caso estaríamos ante una forma injusta de gestionar el tiempo."

[...] El informe Evaluación de la Educación Primaria 2003 (INECSE, 2005), relata que cuantas más horas dedica el alumnado de 6.º curso a hacer deberes en casa, el rendimiento académico es mejor. Sin embargo, éste empieza a descender cuando ocupa más de tres horas. En muchos otros países ocurre lo mismo; es decir, que el rendimiento más alto se corresponde con una  oderada dedicación diaria a la realización de deberes (de 1 a 3 horas). La misma tendencia se pone de manifiesto cruzando ese tiempo y los resultados de Matemáticas con alumnos y  lumnas de 14 años. Está claro, pues, que aumentando el tiempo de los deberes  limitadamente, refiriéndose al sistema en su conjunto, no mejoran indefectiblemente los resultados.

[...] Este modelo de trabajar en la enseñanza, dando por supuesto el que desdelos centros educativos se derive trabajo a casa, está asumido como algo normal;las propias familias lo aceptan y lo apoyan. Esto lo suelen hacer más cuanto más valoran lo que significa el éxito escolar. 

[...] Es decir, las familias aceptan mayoritariamente (86%) como normal y bueno el modelo. Esta línea pedagógica que distribuye el tiempo para el dominio del currículum entre los ámbitos escolar y familiar recibe tantas más adhesiones por parte de los padres y madres, cuanto más bajo es su nivel educativo. Esta pedagogía visible, como diría Basil BERNSTEIN, es más atractiva para quienes más esperanza tienen en la “eficacia” de la educación.

[...] Este modelo de ordenación y gestión del tiempo de aprender no solo implica la pérdida de control de los profesores sobre el proceso de aprendizaje de los estudiantes cuando trabajan en casa solos, sino que les impide imaginar qué es posible hacer en el tiempo extraescolar. Es decir, se trata de un modelo que se devora a sí mismo y que exige del alumno una dedicación que el profesorado se limita a prescribir, comenzando su desarrollo en el aula; espacio-tiempo en el que puede observar cómo se desenvuelve la actividad, asesorar y corregir a quienes están aprendiendo, volver atrás para aclarar dudas o cubrir lagunas, pudiendo diferenciar sus intervenciones a la medida de las necesidades del alumno. El trabajo para
casa solo podemos regularlo en lo que se refiere a prescribir más o menos  ateria y decidiendo qué tarea se hará. El desarrollo de la actividad se vuelve invisible.
Al no poder controlar su desarrollo, el tiempo extraescolar, presionado por un currículum inabarcable, tampoco será suficiente para cumplimentar los requerimientos de la sobrecarga de contenidos.

Para terminar, para los que hayan llegado hasta aquí, dejamos un enlace a nuestro post de la entrevista  que el Diari de l´Educació realizó al profesor José Gimeno Sacristán tras la aprobación de la LOMCE.  

http://www.edmorata.es/node/6462

 El artículo completo puede leerse aquí.

Y por último os dejamos algunos gráficos que se analizan en este capítulo.

No hay texto alternativo automático disponible.

Agregar comentario