Ediciones Morata

Su cesta de la compra esta vacía

Conversamos con Ángel Pérez sobre su nuevo libro Educarse en la era digital

Fecha de creación

30 de Octubre de 2012
Ángel Pérez Gómez
Ángel Pérez Gómez

En primer lugar nos gustaría que nos comentara brevemente qué quiere transmitir con el título: 

Educarse en la era digital quiere llamar la atención sobre la complejidad y controversia que implica la formación de los sujetos contemporáneos en un contexto global de interacciones humanas, caracterizado por la abundancia, la desigualdad, la complejidad y el cambio. La era digital está cambiando de manera sustantiva y cada vez más acelerada los modos de producir, consumir, intercambiar, comunicar, hacer, sentir y pensar. Afrontamos, sin duda, los nuevos retos educativos que tienen que ver con el desarrollo de capacidades humanas de orden superior, que ayuden al ciudadano a desenvolverse en un contexto saturado de información y rodeado de incertidumbre. La información de hechos, datos y conceptos ya no es un bien escaso como en los siglos anteriores de la vida de la humanidad. Ahora el problema no es de acceso, sino de selección, organización y utilización creativa de la información y el conocimiento que se considera valioso.

¿Por qué educarse? ¿Por qué utiliza el verbo educar en forma reflexiva?

Desearía resaltar el carácter singular que tiene este proceso formativo que denominamos educación. Estoy convenido que socializar desde los primeros momentos de la vida del infante, enseñar e instruir a lo largo de la vida puede hacerse sin la implicación voluntaria del sujeto que aprende, pero educar creo que deberíamos reservarlo para aquellos procesos por los que cada individuo de manera consciente y voluntaria se construye y reconstruye como sujeto autónomo que se autorregula con una intención y buscando realizar un proyecto vital que le convence y apasiona en el aspecto personal, social y profesional. Por ello este proceso debe representarse con un verbo en forma reflexiva, porque hablando de forma precisa nadie educa a nadie, en todo caso ayudamos a que cada sujeto se eduque a si mismo.

Respecto a la otra parte del título, “en la era digital” observamos que aborda las competencias necesarias para el uso de las tecnologías de la información y la comunicación, como una nueva forma de aprender, ¿cree usted que están afectando también a las nuevas formas de enseñar?

En general, y salvando excelentes excepciones, la escuela convencional puede considerarse desbordada y obsoleta. Se han introducido nuevas tecnologías pero arropadas con viejas pedagogías. La era digital satura el contexto de las interacciones humanas y el escenario de los intercambios con el conocimiento, modificando sustancialmente qué y cómo se debe enseñar, aprender y evaluar. Ni el currículum, ni el espacio, ni los horarios, ni los métodos habituales, ni los sistemas de evaluación, ni la formación de los docentes, ni la cultura de los políticos se compadece, por lo general, con estas nuevas exigencias. Continuamos con un sistema escolar de talla única que respondía a los requerimientos de la época industrial y nos cuesta alumbrar otro modelo de escuela más abierto y flexible, basado en la enseñanza personalizada, que pueda responder a las exigencias de esta era.

Vemos que incorpora un capítulo novedoso sobre los últimos avances de la neurociencia que resalta la importancia de la construcción del inconsciente y de trabajar en el aula la educación de las emociones. En relación con esto, ¿cuál sería su mensaje al profesorado que se encuentra con la presión del día a día en el aula y de un currículum cada vez más apretado de contenidos?

A pesar de las presiones del currículum enciclopédico actual no deberíamos dar la espalda a los importantísimos descubrimientos que está haciendo la neurociencia cognitiva en las dos últimas décadas y que se están precipitando día a día de manera sorprendente. Sobre todo porque desmontan vicios conceptuales básicos que arrastramos desde hace varios siglos y que separaban de manera maniquea el cuerpo y la mente, la razón y las emociones, el consciente y el inconsciente, el trabajo manual y el trabajo intelectual, la herencia y el medio…. La neurociencia actual, a mi entender, aporta tres sugerencia claves a los educadores: 1.la plasticidad prácticamente ilimitada del cerebro como instancia de aprendizaje -todos podemos aprender de manera prácticamente ilimitada-, 2.el carácter inconsciente de la mayor parte de los mecanismos que utilizamos para percibir, interpretar, tomar decisiones y valorar -poco valor tiene que en la escuela solamente nos movamos en el nivel declarativo y teórico del conocimiento explícito-, 3. y por último la interacción permanente de los componentes emocionales y cognitivos en todos los procesos de aprendizaje y actuación de los seres humanos -olvidar el carácter holístico del ser humano en la escuela no conduce sino a la frustración y fracaso pedagógicos-

Una sugerencia pedagógica concreta que se deriva de todos estos descubrimientos y que ya la han intuido las mejoras maestros y maestras así como los pedagogos y pedagógas más ilustres, hace referencia a la necesidad de captar la motivación y la pasión de cada estudiante para aprender. Una vez que como docentes hemos logrado esta implicación el aprendizaje vuela, se precipita de manera sorprendente.

¿Cuáles son desde su punto de vista los principales retos a los que nos enfrentamos en educación?

Para mí el reto prioritario es debatir y clarificar sin prejuicios las finalidades de la escuela en la era contemporánea, superando las inercias de una escuela diseñada para responder a las exigencias y necesidades de la época industrial, que todos reproducimos y consolidamos como algo natural e incuestionable. Es decir, situar el desarrollo y formación de las cualidades humanas de los aprendices, y no las disciplinas curriculares, como el eje central de la práctica pedagógica. Los disciplinas son las mejores herramientas que hemos construido los seres humanos, pero en educación hay que ponerlas al servicio del desarrollo de los individuos concretos. Es decir, hay que diseñar el escenario, las actividades y las relaciones de tal manera que cada aprendiz perciba la utilidad real del conocimiento que tiene que aprender.
Esto supone pasar de un modelo pedagógico de transmisión de informaciones y conocimientos a otro modelo que prima la naturaleza tutorial de la función docente, es decir, la enseñanza personalizada para atender la diversidad y la singularidad de cada aprendiz

¿En el caso de España, cómo afectan las nuevas medidas y la LOMCE a estos retos?

La mayoría de los recortes en educación de los últimos tiempos así como el núcleo de las propuestas que aparecen en el proyecto de la LOMCE, definen una política educativa en la antípodas de lo que estamos planteando aquí. La educación personalizada y el énfasis en la función tutorial de la enseñanza del siglo XXI, son prácticamente incompatibles con la recuperación de las reválidas como exámenes externos, tipo test, uniformes y de talla única para todos los ciudadanos. Del mismo modo, la masificación de las aulas al incrementar el número de alumnos y el aumento de la horas lectivas del profesorado, lo que implica atender más materias y más alumnado, obstaculiza la atención tutorial de cada uno de ellos y por tanto amenaza la calidad de la enseñanza que requiere la era digital.

Por último, ¿cuál cree usted que es la principal aportación de Educarse en la era digital?
Recuperar al aprendiz como ser humano completo -emociones y razón, consciente e inconsciente, cuerpo y mente- como el foco central de la práctica pedagógica, y mostrar que esta pedagogía humanista creativa e innovadora es ciertamente posible porque se está llevando a cabo en muchas experiencias valiosas de docentes, colegios y políticas educativas en el ámbito nacional e internacional, cuyas referencias concretas se encuentran analizadas en el presente libro.

Comentarios

Enviado por Anonymous (no verificado) el

Interesantísimo este hombre y lo que dice. He tenido la suerte de acudir a dos clases magistrales con el en la Universidad de Almería, y repetiría una y otra vez sin duda. Un auténtico placer.

Enviado por Anonymous (no verificado) el

Felicito al Dr. Ángel Pérez Gómez por su reciente publicación, relativa a la educación en la era digital, tuve la oportunidad de escuchar una conferencia magistral que impartió en el ITESO de la ciudad de Guadalajara, Jalisco México donde abordó el tema de las competencias.

Agregar comentario