Ediciones Morata

Su cesta de la compra esta vacía

Nuestra Historia

Fue en 1920 cuando Javier Morata Pedreño comenzó la andadura de la familia por el mundo del libro con la fundación de la Librería Minerva. El primer producto que vendió fue la Enciclopedia Espasa por volúmenes y cinco años después publicaría su primera obra Presente y futuro de la UGT en España, de Largo Caballero.

Su profesión de periodista le permitió relacionarse con intelectuales de la época tales como Salvador de Madariaga, Gregorio Marañón o Vital Aza, y los dos años en los que fue Gobernador Civil de Madrid potenciaron su interés por la política. Estas inquietudes se vieron reflejadas en los primeros títulos publicados por la editorial, además del de Largo Caballero fueron importantes  El Horizonte del liberalismo, de María Zambrano; las obras de Gregorio Marañón; la primera publicación en castellano de Los reflejos condicionados de Pavlov y La vida sexual de los salvajes de Malinowsky, entre otros muchos títulos.

El estallido de la Guerra Civil española y la dictadura posterior condicionan la publicación de obras de Morata, centrándose estas más en la medicina y la psiquiatría y dejando a un lado la política.

Javier Morata fallece en 1966 y serán sus hijas Flora y Caridad quienes asuman la dirección de la empresa. Durante este período se publicarán obras tan relevantes como la Enciclopedia pediátrica de Opitz, el Tratado de pediatría de Fanconi o el Manual del psicodiagnóstico de Rorschach de Bohm.

La vital incorporación en 1976 de Florentina Gómez Morata, hija de Flora, propicia que a finales de la década se abandone la publicación de obras de medicina para centrarse en ciencias sociales, psicología y educación. El objetivo del momento era ofrecer, en castellano, obras punteras editadas en el resto del mundo, además de difundir los trabajos que docentes e investigadores españoles realizaban en sus aulas y centros de investigación cuya publicación no estaba apoyada por la pedagogía universitaria dominante.

España vivía la transición a la democracia y necesitaba textos educativos más abiertos y acordes con el momento. Y es en esta época cuando empiezan a colaborar con la editorial  los profesores José Gimeno Sacristán y Jurjo Torres publicando sus primeras obras, y cuya relación estrecha, cercana y de tutela intelectual con Morata se mantiene y se ha ido incrementando hasta el día de hoy. Gracias a estos autores, las publicaciones de Morata fueron claves en los Movimientos de Renovación Pedagógica (MRP) de los años ochenta y algunas de ellas se convertirían en textos de referencia para los ministerios de Educación de México, Venezuela y Argentina: Pedagogía por objetivos y  (José Gimeno Sacristán); Comprender y transformar la enseñanza (J. Gimeno y Ángel Pérez Gómez); El currículum oculto (Jurjo Torres); Teorías cognitivas del aprendizaje (Ignacio Pozo); Cultura escolar en una sociedad neoliberal (Á. Pérez), además de obras de autores españoles tan destacados como Jesús Palacios, Juan Delval, Julia Varela, Fernando Álvarez Uría y Juan Manuel Álvarez Méndez, entre otros.

La publicación en español de obras relevantes de autores extranjeros es otra de las líneas prioritarias de Morata.  Así,  Jerome Bruner, B. Bernstein, C. Freinet, Philippe Perrenoud, I. Stenhouse, John Dewey, J. Elliott, P.W. Jackson, Andy Hargreaves, Michael Fullan, Michael W. Apple, Kenneth M. Zeichner o Thomas Popkewitz forman una parte muy importante de nuestro fondo editorial.

En 2005 se incorpora al equipo directivo Paulo Cosín Fernández, quien, tras el prematuro fallecimiento en 2006 de Florentina Gómez Morata,  asume el cargo de Director Editorial, contando con el apoyo de Flora y Caridad Morata y de autores y colaboradores que durante años han formado parte de Ediciones Morata. A partir de ahí la editorial experimenta un crecimiento y profundización en el ámbito educativo, y retoma las líneas de filosofía, política y psicología.  Bajo estas nuevas directrices, la incorporación en 2009 de Mar del Rey Gómez-Morata, hija de Florentina, y su experiencia como psicóloga en terapia familiar, permiten la creación de la colección Terapia Familiar Iberoamericana, que dirige el doctor Roberto Pereira.

Entre los títulos relevantes de ese momento destacan En busca del sentido de la educación (J. Gimeno Sacristán); La justicia curricular: el caballo de Troya de la cultura escolar (J. Torres); Los videojuegos. Aprender en mundos virtuales y reales (P. Lacasa), Educarse en la era digital (Á. Pérez Gómez); Terapia individual sistémica con la participación de los familiares significativos (A. Canevaro); Responsabilidad por la justicia (I. M. Young) y Políticas educativa en un mundo globalizado (F. Rizvi y B. Lingard).

El fallecimiento de Flora Morata el 1 de mayo de 2014 crea una situación de incertidumbre en la continuidad editorial por parte de la familia Morata que acaba con la compra por parte de su director Paulo Cosín el 28 de julio de 2016.

Su experiencia e identificación con el legado recibido, se convierte así en el garante de la continuidad y crecimiento de esta empresa, que nació con vocación familiar pero que se ido transformando año a año en una de las editoriales mejor valoradas en su especialidad y posee un reconocimiento y aprecio especial en toda Latinoamérica y España. No en vano, Ediciones Morata obtuvo el segundo puesto en 2012 en educación en la categorización de publicaciones científicas en Ciencias Humanas y Sociales elaborada por el Grupo de Investigación de Evaluación de Publicaciones Científicas del CCHS/CSIC. En psicología ocupó el séptimo puesto y en la clasificación general el decimonoveno. Un verdadero reconocimiento para todas aquellas personas que forman y han formado parte  del proyecto de Morata.

Actualmente el equipo de la editorial lo conforman Paulo Cosín, como director, y Fernando y Ernesto Pesquera. Estos últimos están vinculados a Ediciones Morata desde hace más de dos décadas por su actividad profesional y por lazos familiares con quien fue secretaria del fundador, y elemento esencial en la supervivencia de los fondos durante la Guerra Civil.

Así pues, más que un proyecto empresarial con más de trescientos títulos en su catálogo, Ediciones Morata se manifiesta como grupo humano que tiene un compromiso personal permanente con la sociedad en la difusión de la cultura, la educación y la ciencia en siglo XXI en todos los países que compartimos nuestra lengua.